Skip to content

Agujetas

¿Qué son las agujetas?

Las conocemos como el dolor muscular de aparición tardía, a las 24-48 horas después de haber realizado un ejercicio intenso o prolongado que no hacemos habitualmente. Las agujetas son roturas de microfibras musculares que se producen cuando el músculo es sometido a un ejercicio que tiene una exigencia superior al que suele realizar de forma habitual.

Esta teoría es la más aceptada en la comunidad científica. Sin embargo, existen otras dos que también tienen sus seguidores:

  • Incremento de la temperatura en zonas localizadas de los músculos

Aquí se maneja la creencia de que al realizar ejercicio los músculos se calientan y eso puede provocar que en algunas zonas se produzcan lesiones.

  • Acumulación de ácido láctico

En esta teoría se basa en sobreproducción y la acumulación del ácido láctico provocando dolores musculares. Cabe decir, que las últimas investigaciones científicas muestran que esta teoría es errónea.

¿Cómo surgen las agujetas?

Cuando las personas practican actividad física o un entrenamiento después de mucho tiempo sin realizar ejercicio físico. También aparecen después de la primera o segunda sesión de un nuevo entrenamiento.

La intensidad de las agujetas depende del tipo de ejercicio que se realice. Por ejemplo, si las actividades son de tipo anaeróbico, de gran intensidad donde el gasto energético se produce en las reservas de los músculos, el grado de intensidad suele ser mayor. Algunos ejemplos de estas actividades son el entrenamiento de fuerza o carreras cortas a gran velocidad.

Una de las características de las agujetas es que no distinguen ni sexo, ni edad: se producen en todos los seres humanos. El único elemento diferenciador es el estado de forma de las personas.

En referencia a la duración, los expertos indican que las agujetas a pesar de ser intensas a los tres o cuatro días deberían desaparecer. Dependerá del ejercicio físico realizado, si éste ha sido de gran intensidad, las microrroturas serán mayores, y por ello, el tiempo de recuperación también aumentará.

Prevención y tratamiento

En la actualidad, no hay ninguna evidencia científica que demuestre la eficacia para prevenir y tratar las agujetas.

La mejor manera de disminuir el dolor es la realización del mismo ejercicio que la produjo, aunque después de descansar reaparezca, siempre lo hará en menor intensidad. Poco a poco se consigue que el músculo logre una adaptación al ejercicio realizado. Es por esto, que también se recomienda aumentar poco a poco la intensidad de los ejercicios, ya que prepara a los músculos para el esfuerzo extra.

Consejos para reducir las agujetas

Algunas de las pautas que se pueden seguir para evitar que las agujetas sean muy dolorosas y reducir su aparición son:

  • Realizar siempre un calentamiento. Antes de realizar cualquier deporte es fundamental empezar por el calentamiento para calentar los músculos y poco a poco incrementar la intensidad de los ejercicios.
  • Estirar las zonas musculares trabajadas al finalizar el entrenamiento.
  • Para recuperarse, los especialistas señalan dos acciones completamente opuestas: por un lado, descansar. El reposo ayuda a curar las microrroturas y a que los músculos vuelvan a su estado natural cuanto antes. Por el otro lado, realizar más actividad física. Si el deportista sigue ejercitando las zonas y músculos afectados, la circulación sanguínea de la zona se restituye y, por tanto, la cicatrización de las roturas es más rápida.
  • Vigilar la alimentación y seguir una plan nutricional equilibrada, como la mediterránea en la que se incluyan tanto lácteos, como proteínas o hidratos de carbono, entre otros, favorecen la recuperación y que las agujetas no sean tan intensas. Además, también conviene tener una buena hidratación. De esta forma se resiste mejor el esfuerzo.
  • Dormir las horas adecuadas y no estar sometidos a estrés también impiden que las agujetas aparezcan antes. Si los músculos están tensos, el esfuerzo será mayor. Esto está vinculado a llevar una vida sana en la que no se consuman bebidas azucaradas y productos ricos en grasas saturadas.
  • Algunas personas suelen tomar medicamentos, como el ibuprofeno para reducir las molestias.

Las investigaciones científicas han demostrado que el agua con azúcar después del ejercicio físico no tiene ninguna utilidad, lo que se recomienda para aliviar las agujetas una vez finalizado el entrenamiento, es aplicar hielo sobre las zonas débiles o que más han trabajado.

Comparte este post

Otros artículos

Actividad Física

¿Qué es la actividad física? La actividad física corresponde a cualquier movimiento corporal que aumenta el gasto de energía como…

Calistenia

¿Qué es? La calistenia es un programa de entrenamiento con ejercicios físicos que se realizan con el propio peso corporal. En…